La existencia de la humanidad pende de un hilo, los dioses están dándole su ultima oportunidad... te han dado poder... ¿qué harás con ello?
 
ÍndiceMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Departamento - Sanando heridas (Priv. Kim Yoo Jin)

Ir abajo 
AutorMensaje
HeeChul
Mortales
Mortales
avatar

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 18/11/2011

MensajeTema: Departamento - Sanando heridas (Priv. Kim Yoo Jin)   Mar Nov 29, 2011 1:23 am

Descendimos y me ayudo a entrar, el efecto de los analgésicos comenzaba, aun sentía dolor pero no tanto.
Al entrar pasamos por la entrada de mi oficina que era lo primero al verse en la casa, luego las escaleras que daban a mi departamento en el piso superior. Nunca me fueron tan grandes y tantos los escalones como ese dia.

Ya arriba, me recosté en el sofá y cerré los ojos, le mire ir a la cocina a calentar agua y realizarme las curaciones indicadas.
Yo simplemente me quede quieto y cerré los ojos hasta sentir su suave mano desabotonarme la camisa para tratarme.

Spoiler:
 

-Ya estoy bien, no te preocupes…

Me senté e iba a decirle otra vez lo que llevo diciendo toda la tarde, pero no me dejo, me tapo la boca y continuo con sus curaciones, solo pude atinar a mirarle, a deleitarme de la belleza de su rostro que se hallaba concentrado en sanar mis heridas…

Cuando hubo terminado sonrió, empezó a guardar todas las cosas en el botiquín y fue cuando no pude resistir mas… mis manos se dirigieron a tomar su rostro con suavidad y mi cuerpo se inclinaba hacia ella en búsqueda de sus labios, los que alguna vez fueron solo míos, los que hace unas horas estuve a punto de probar y los que estoy saboreando justo ahora.

Fue mucho tiempo el que pase besándola, pero era un instante para mi corazón que reventando de felicidad bombeaba rápidamente. Cuando por fin nos separamos del beso me quede con mi rostro muy junto al de ella, acariciando su nariz con la mía, mirando sus ojos bellos.

-Yoo Jin…

Dije con voz entrecortada y temblorosa, no sabía que iba a ocurrir…

-Sé que esto que voy a pedirte es una locura… se que… tal vez me arrepienta mañana de pedírtelo por las cosas estúpidas que hago siempre… pero…yo…

Tragué saliva y me quede mirándola…

-Pero yo… quiero…quiero tenerte a mi lado…!

Mi corazón estaba hablando, tenerla cerca me hizo enloquecer, no había podido frenarlo, se apoderó de mí y estaba diciendo lo que el más deseaba.

-¡Soy un idiota, un estúpido que solo causa problemas! Pero siento que si no te tengo conmigo moriré, como he estado muerto los últimos años,… dame… dame una oportunidad…ayúdame a ser un hombre de verdad, un hombre para ti…

Le hablaba sin despegar mi rostro del suyo, lagrimas que había retenido durante muchos años comenzaron a salir, no pude detenerlas, ni siquiera lo intente, su rostro y acariciar sus mejillas era lo único en mi existencia en ese momento en el que esperaba su respuesta.
Volver arriba Ir abajo
Kim Yoo Jin

avatar

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 21/11/2011
Edad : 30
Localización : Lado Oeste

MensajeTema: Re: Departamento - Sanando heridas (Priv. Kim Yoo Jin)   Mar Nov 29, 2011 8:45 pm

Entramos a su departamento, miraba a todos lados y vi uno que otro papel, llegando a su departamento le ayude a ir hasta el sofá, se acostó y fui a calentar agua en la estufa viendo como estaba adolorido, suspire y después de minutos cheque el agua y me dirigí hacia el y le empece a quitar la camisa.

- Deja de decir eso por favor.

Iba a decir otra cosa y tape su boca.

- Hables – sonreí y seguí curándole mientras veía el gran moretón que tenia, suspire y mordí mi labio, me sentía mal por no haber parado la pelea.

Sonreí indicándole que ya había terminado, estaba guardando las cosas cuando sentí sus delicadas manos sobre mis mejillas, mis ojos vieron los suyos y vi como se acercaba, no sabia si iba a hacer lo mismo de hace horas, solo cerré los ojos y cuando sus labios se pegaron en los míos y danzaron fue cuando tome delicadamente su cintura pegándome a el para besarlo. El beso mas esperado, tu sabor, sus labios los había extrañado como loca, mi aire se terminaba y nos separamos.

Mi nombre salió por sus labios rosados y húmedos, era en ese momento la mujer mas feliz del mundo, cuando empezó a hablar por un momento sentí mucho miedo, pero sus palabras “quiero tenerte a mi lado…!” sonreí y segui escuchándole.

Vi sus lagrimas caer, separe mi rostro de el de el y mis labios besaron sus ojos limpiando las lagrimas.

- Te amo… eso crees que pueda darte la respuesta? – sonreí y bese sus labios delicadamente

Me recargue en el haciendo que se recostara de nuevo, la mitad de mi cuerpo estaba encima del suyo, me separe de el e hice a un lado mi pelo mirando sus ojos y hablándole sobre sus labios.

- No eres idiota, al contrario, lo que haz hecho hoy por una mujer que ni conocías por ayudar y salvar a su hija, ha sido algo admirable… -acaricio su mejilla delicadamente- todos estos años estuve fría, pero desde que te vi en el restaurante Heechul, en mi cambio todo, no sabes lo mucho que había suplicado por que esto pasara…

Mi corazón se sentía cálido, mis ojos se cristalizaron, y mis mejillas se sonrojaron, era algo inexplicable, le di varios besitos en los labios y me acomode en el sillón para acostarme y abrazarlo.

Ahí estábamos los ojos, acostados abrazados, eso me llego varios recuerdos, reí suave y mire sus ojos.

- Aun recuerdas todas las veces que estuvimos asi?.... las veces que nos escapábamos de la escuela para estar juntos y solos?... ya extrañaba a muerte esto… mi Kim Heechul.

Acariciaba su cintura delicadamente.

- Ya no sientes mas dolor?

_________________


Sé que no puedo volar, pero hay alguien que me hace sentir que lo puedo hacer, y esa persona eres tú. Kim HeeChul


Última edición por Kim Yoo Jin el Jue Dic 01, 2011 3:54 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
HeeChul
Mortales
Mortales
avatar

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 18/11/2011

MensajeTema: Re: Departamento - Sanando heridas (Priv. Kim Yoo Jin)   Miér Nov 30, 2011 2:06 pm

Sentir como se acercaba a secar mis lagrimas con sus besos me hizo cerrar los ojos y sentirme dichoso, todo el mundo estaba a mis pies, solo ella me hacía sentir así.

-Lo sé, y yo te amo con todo el corazón, no sé si podre hacerte feliz pero voy a intentarlo, quiero intentar ser el hombre que mereces.

Me recostó en el sofá de nuevo y le mire tan cerca, como tantas veces en el pasado, que no cabía de felicidad en ese momento. Sus palabras llenaban mi ser de dulzura, la tenia conmigo y podía sentir en los besos que me daba todo el amor que aun sigue existiendo entre nosotros… ¿cómo pude ser tan tonto y dejarla marchar?

Me hice a un lado despacio, permitiéndole que se acostara a mi lado y abrazarla.

-Siempre estoy metido en esa clase de líos, no puedo evitarlo, siempre causando alboroto y sin medir las consecuencias de mis actos…por eso salgo lastimado y con huesos rotos. Hago cosas que no debería y pongo en riesgo a inocentes, por eso pensaba todo este tiempo que era mejor no tener a nadie que amara a mi lado, porque solo le haría sufrir, ahora que tu estas aquí conmigo, tengo temor de causarte daños, porque me conozco y no dejare de causar problemas tan fácilmente.

Acariciaba sus cabellos y sentía su piel cerca, aun me era increíble poder disfrutar de nuevo de la alegría de su cercanía, solo rezaba por no despertar del sueño si eso era lo que era.

-Sí, lo recuerdo y hasta ayer ese recuerdo dolía mucho porque pensaba que jamás volvería a tenerte así, porque pensaba que no volvería a sentir tu aroma, que no volvería a tenerte entre mis brazos…

Calle buscando sus labios, esos labios que deseaba tener unidos a los míos, esos labios que me daban miel y revitalizaban mi alma…hoy los tenía de vuelta para mi, hoy los tenía dispuestos a ser míos…

-No, ya no duele…gracias a tus cuidados, estaré mejor ahora…siempre a tu lado estoy bien.

El dolor fuerte había pasado, aun sentía molestias pero los analgésicos y las curaciones que Yoo Jin me aplicó habían logrado que no sintiera casi nada a menos que realizara movimientos bruscos…
Pero no pasaba así porque en esos instantes estaba embelesado con mirarla y no necesitaba ir a ningún otro lugar… solo quería verla y acariciar su rostro… solo verla todo el tiempo para asegurarme de que de verdad estaba ahí.

Llevé una de mis manos a ponerla como almohada para ella y la otra servía para acariciar su rostro, mi mano de pronto estaba bajando a acariciar su cuello y mire como ella cerraba los ojos al sentirlo.
Me acerque a besarla de nuevo, mientras tanto, mi mano seguía un camino de caricias a través de su hombro hasta llegar a su espalda y descender hasta la orilla de sus jeans, volvió a subir mi mano acariciándola y tomo su nuca para mantenerla más cerca de mí y los besos que le daba aun.

-Te amo…

Dije en un murmullo mientras continuaba saboreando sus labios…mi mano acariciándole se topo con la orilla de sus jeans y sintió tocar su suave piel, mis instintos comenzaron a actuar al sentir esto, mis dedos abrieron paso y en un instante mis manos navegaban por la piel de su espalda.

Estaba excitándome mucho, después de tantos años de no tenerla conmigo, en los que mi única compañía era el alcohol, en los que muchas veces intenté encontrar consuelo mal habido en casas de mala nota y nunca pude cruzar la puerta de esos lugares porque a pesar de que ya no estaba conmigo sentía que hacer algo así era un engaño, aunque ella ya no era mía yo todavía me sentía y era suyo.

Muchas noches bebiendo recordándola y deseándola, consolándome a mí mismo, dándome aun más rabia el tener que hacerlo como un adolescente… porque no podía tenerla y si no la tenía conmigo no quería a ninguna otra…

La acaricie con suavidad, no quería forzarla, quizá no quiere estar conmigo de esa forma porque recién nos encontrábamos, pero tenía que intentarlo, porque todo mi ser deseaba fundirse con ella…

Me animaba sentir sus caricias en mi cuerpo, ¿ella también querrá esto? ¿lo deseara tanto como yo? Mi mente empezaba a desactivarse y mis manos a acariciar más profundamente. Mis manos iban a dar el paso de acariciar la espalda al frente, buscándola con ansiedad cuando sonó el timbre…

En primera instancia lo ignoré, no quería separarme de ella así que hice como si no lo hubiera escuchado, proseguí con las caricias y bajaba a besar su cuello, sintiendo como ella disfrutaba de lo que le hacía, sintiéndome aun mas excitado por escuchar su respiración entrecortada y sentir como se movía uniendo su cuerpo lo mas que podía al mío.

El timbre sonó de nuevo y esta vez seguido de golpes en la puerta, me detuve de los besos en su cuello pero no me separé, trataba de escuchar alguna cosa que me indicara de quien se trataba. Le dije a Yoo Jin en voz baja:

-No hagamos ruido, se fastidiará y se irá…

Pero no fue así, al contrario los golpes en la puerta sonaban con mayor fuerza.

-¡Oiga Kim! ¡Salga de una vez que le he visto llegar! ¡Salga y de la cara como un hombre!

Reconocí de inmediato esa voz, no tenía otra opción más que levantarme y atender. Yoo Jin quiso impedírmelo e ir ella pero no quise que lo hiciera, me levantaba con dificultad porque estaba entumido, entonces me vio tan débil y sin poder erguirme fácilmente que ella se levanto y me dijo que me quedara, que ella atendería.

Se fue tan rápido que no escucho mi pedido de que no lo hiciera, y aunque lo hubiera escuchado no me habría hecho caso, habría seguido a hacer lo que piensa, no ha cambiado…

Me levanté y fui detrás de ella, no quería que se enfrentara con ese tipo, no quería que conociera más las patéticas cosas que había en mi vida… pero era demasiado tarde, él ya estaba despotricando contra mí…

-¡Kim! ¡Solo eso le faltaba… enviar a una mujer a dar la cara por usted! ¡Que bajo ha caído de verdad! ¡Ya son 6 meses mi estimado señor Kim! ¡6 meses de atraso! ¡Y la verdad ya estoy harto de tener que venir a verle esperando que pague! ¡Esta es su última oportunidad, paga ahora o despídase de su casa, la hipoteca llegará a su límite y será desalojado! ¡El señor Shim ya no está en este mundo para protegerlo, ahora está el hijo, el joven Shim no tiene tanta paciencia, mucho menos con tipos como tú!

No quería que Yoo Jin escuchara una palabra más, conociéndola iba a discutir con él y no sabe la clase de persona que es este. La tome del brazo y la jale hacia mí para decirle que me esperara en la sala donde estábamos hace un momento. Ella no quería pero le pedí firmemente que así lo hiciera. Fue uno de esos momentos donde le daba mala cara para que supiera de la seriedad de mis palabras, no me gustaba hacerlo pero era necesario.

-Hablemos afuera…

Le dije al sujeto y salimos al jardín delantero de la casa, siguió gritando y amenazándome, mi hipoteca había vencido hace tiempo, pero el señor Shim, a quien había conocido en una de mis tantas borracheras en el casino me prestó dinero para pagar mis múltiples deudas, la bebida me hacia gastar todo el dinero que caía en mis manos, prestaba dinero a todos mis conocidos solo para tomar un trago.

Como tramite di en prenda la escritura de mi casa, el señor Shim nunca envió a nadie a hacer efectiva esa deuda, pero ahora que ha muerto su hijo quiere exprimir hasta el último centavo que se le debía a su padre.

El tipo me observó detenidamente, yo no podía discutir, estaba aun entumido y drogado por los analgésicos que tome por los golpes de la pelea, él solo rió y se mofo de mí.

-¡Pierdo mi tempo, estas borracho como siempre! ¡Anda, vete a dormir a un rincón, volveré mañana con la mudanza para llevarme todo lo que tienes! ¡Corre, ve y disfruta de tu último día en “tu casa”!

Se alejó riendo y yo entré a la casa, me recargue en la puerta y golpee con el puño la pared, estaba enfurecido, estaba volviendo a mi realidad… ¿Qué pensaba cuando hace unos minutos creía que podía ser un hombre de bien para ella? ¿Qué es lo que pasaba por mi mente? Solo soy un fracasado que no la hará feliz. Me decidí a subir y retractarme de todo, pedirle que me perdonara y buscara su felicidad en otra parte… pero al levantar la mirada la vi frente a mí, no había subido a esperarme, había presenciado todo
Volver arriba Ir abajo
Kim Yoo Jin

avatar

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 21/11/2011
Edad : 30
Localización : Lado Oeste

MensajeTema: Re: Departamento - Sanando heridas (Priv. Kim Yoo Jin)   Jue Dic 01, 2011 5:03 pm

Mi piel se escandalizo sentir sus manos sobre mi cuerpo de nuevo hacia que un calor inmenso recorriera cada parte de mi ser. En el beso solo sonreía.

- Yo también te amo….

Le decía sobre sus labios y seguía besando, sus labios tiernos, sus manos suaves recorrían la piel de mi espalda, arque un poco la espalda.

Nuestra respiración se fue agitando y el beso ya no se volvió tan suave, era mas apasionado y sus caricias eran grandiosas, siempre había hecho hacer ese efecto con sus suaves manos, aunque sus caricias habían subido de tono siempre lo hacia con pasión y delicadeza.

Yo acariciaba su hombro que estaba sobre mi, me iba a separa un poco de el para darle paso a la parte delantera de mi cuerpo, el timbre sonó y me exalte un poco, pero estaba demasiado excitada para hacerle caso.

Sus labios se posaron en mi cuello y cerré los ojos dándole espacio a sus besos, me quejaba un poco y tomándole de la cadera y pegándolo a mi, suspire y baje un poco mi playera del hombro y fue cuando sonó por segunda vez, se detuvo en besarme y asentí siendo incapaz de hablar.

Abrí mas los ojos cuando empezó a gritar la persona del otro lado de la puerta, el se quiso levantar pero no pudo y me levante mas rápido que el, le di un pequeño beso en los labios.

- Yo voy!... quédate ahí y no te muevas!..

Abri la puerta y con una sonrisa le recivi, pero el empezó a gritonear, yo me quede parada y cruce los brazos esperando que se callara para empezar a gritarle yo. Ya iba a empezar cuando sentí el brazo de Heechul llevándome a su lado y negando le dije q no me iba a ir, pero su cara me lo dijo todo, me fui a la sala, pero a la mitad me arrepentí y me quede escondida cerca de donde había ido para escuchar lo que le decía el señor.

Mi corazón se entristeció a escuchar lo ultimo que le había dicho, no por lastima, sentía que algo de culpa tenia yo por haber todo lo que pasamos. Cuando terminaron de hablar me puse a su vista y fui hasta el.

- Todo cambiara Heechul… ese estúpido se va a arrepentir de haberte gritado… espérame aquí por favor.

Le bese para tranquilizar, algo tenia que hacer, salí corriendo azotando la puerta y agitada encontré al señor.

- Hey… - le llame y el se volteo a mirarme.
- ¿Que quiere?...

- Por favor danos 1 mes mas para juntar el dinero… le prometo que lo haremos ¿si?

Le mire en forma de suplica, apreté mis labios un poco al sentir una punzada grande en mi cabeza

- No… ya muchas le he pasado al Sr. Kim, será mejor que si eres su novia te alejes de el.

Mi mandíbula tembló y enseguida apreté los dientes para no darle una cachetada.

- Tal ves conoce a Heechul pero no lo demasiado para decirme tremenda barbaridad, y esa es cosa mía, así que le pido de la forma mas amable que NO se meta en mi vida y en la de el.

El señor me vio y rodo sus ojos, mis punzadas en la cabeza empezaron a ser mas fuertes y me tomo del brazo por que me iba a caer.

- ¿Esta bien?, ¿Qué le esta pasando?

Yo negué y me deshice del agarre.

- Nada… solo por favor de un mes mas, podemos conseguir la cantidad y mas.. para que las escrituras regreses a las manos de Heechul.

El señor ya fastidiado de mis suplicas bufo un poco y me dio la espalda y se fue caminando gritándome a lo lejos “SOLO UN MES NO MAS” yo sonreí pero las punzadas seguían me acerque a la pared mas cercana y me deje resbalar hasta tocar el piso y tocando mi cabeza para no sentir mas las punzadas fuertes que tenia.

Esas punzadas días antes las había presenciado pero un poco menos fuertes, sabia que algo estaba pasando, fue en el instante donde recorría la ciudad y topándome con algo similar a un templo, el templo era algo extraño, pero algo nació en mi cuando empecé a leer sobre los Dioses, leyendas o no, pero algo me llamo cuando vi el Dios Hathor, algo hacia que yo creyera o me atrajera ser seguidora de el. Y fue en ese instante que algo dentro de mi empezara a cambiar

_________________


Sé que no puedo volar, pero hay alguien que me hace sentir que lo puedo hacer, y esa persona eres tú. Kim HeeChul
Volver arriba Ir abajo
HeeChul
Mortales
Mortales
avatar

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 18/11/2011

MensajeTema: Re: Departamento - Sanando heridas (Priv. Kim Yoo Jin)   Vie Dic 02, 2011 12:14 am

Sentía el mundo caer sobre mi y una impotencia enorme de no poder hacer nada para cambiar el hecho de que Yoo Jin haya presenciado esta escena tan lamentable en mi vida.
Intento animarme, sus palabras cálidas me hacían sentir aun mas culpable, no podía hacer nada más que callar o gritar, pero ella no debe verme en mis peores momentos,

Me dijo que le esperara, seguramente iba a ir a enfrentarlo, quise detenerla pero me beso y salió corriendo, no pude hacer nada para detener lo que sea que haría.

Salí a buscarla, no se hacía que lado se fue, solo escuche el grito de “solo un mes más” y fui en esa dirección.
Cuando llegué unos metros más adelante la vi sentada en el piso recargándose en la pared.
Fui lo más pronto que pude a su lado, la abrace y me sentí morir de verla sufriendo.

-¡Yoo Jin!… ¡Yoo Jin amor! ¿Qué te hizo ese idiota?

Levante la mirada buscando al tipo que sospechaba le había hecho daño a mi Yoo Jin , no lo encontraba, se había ido, si lo hubiera tenido enfrente en ese momento le habría roto la cara, pero ya tendré oportunidad, nadie se mete con mi Yoo Jin, no hay cosa que no pueda perdonar como el hacerle daño a ella, eso para mí es pretexto incluso de quitar vidas.

Ella intento convencerme de que estaba bien y que el tipo no le había hecho nada, pero yo aun tenía mis dudas…
La cargue como pude y me la lleve a la casa, ella no quería que la cargara pero apenas podía sostenerse en pie, por lo menos yo estaba un poco mejor y logre aguantar hasta llegar.

La lleve a mi cuarto y la recosté en la cama, ya anochecía, las primeras estrellas se dibujaban en el cielo y yo tenía a la estrella más brillante a mi lado, sin embargo no me gustaba verla sufrir.

Le traje un poco de leche tibia y le acomode la almohada para que se le pasara el dolor.

-Mañana será día de que ir al médico, no me da buena espina que te duela así la cabeza…

Me senté al pie de la cama y le quite los zapatos, masajeé un poco sus pies y me levanté para buscar una frazada pues empezaba a hacer frio… también le traje unas pantuflas que deje al lado de sus zapatos por si quería levantarse en la noche…la cubrí en la cama y me asegure de que estuviera cómoda.

-Duerme aquí, yo estaré en la oficina, necesito hacer unas cosas, si me necesitas estaré ahí. Temprano en la mañana te llevaré al hospital y a tu casa…

Bese su frente y acaricie su rostro, espere a que cerrara los ojos y me fui a mi oficina, tenía que revisar los casos pendientes, por más tontos y simples que fueran, en este momento necesitaba del dinero que me traerían, no puedo permitir que Yoo Jin me siga viendo así, no quiero que sienta lastima por mí, no quiero que se avergüence… aunque sé que soy una vergüenza, no quiero serlo para ella, no quiero ser motivo de su tristeza.

Cada cierto tiempo, conforme avanzaba en el trabajo iba a la habitación y revisaba que estuviera bien, en una de esas ocasiones despertó y sujeto mi mano.

-Vuelve a dormir, ya casi amanece…

Jaló mi mano atrayéndome a ella, se veía preciosa adormilada y con un par de rayos de luna iluminando su rostro, me senté a su lado en la cama y poso su cabeza en mi regazo, le acaricie el cabello con delicadeza y se lo besaba de vez en cuando, tenerla así me trae recuerdos y esperanzas, tenerla así es como un sueño que no quiero que acabe.

Me quede mirándola y al poco rato me había dormido, a su lado, no había dormido tan bien en muchos años…

Cuando abrí los ojos no la vi, empecé a ver todo borroso debido a que mi vista estaba siendo obstaculizada por lágrimas que se juntaban en mis ojos ante la idea de que tenerla a mi lado haya sido solo un sueño.

Afortunadamente alcance a ver sus zapatos al pie de la cama… ¡no era un sueño! ¡Estaba aquí conmigo!
Un delicioso aroma lleno mi nariz y salí de la habitación en su búsqueda, ella se había levantado ya, temprano y estaba en la cocina preparando el desayuno.

Me vio y se lanzo a mí a abrazarme y darme los buenos días, mi corazón estallaba de felicidad, no sé cómo pude estar tanto tiempo sin ella.

-Buenos días mi a…amor…

Titubee en llamarla así ¿Acaso tenía derecho de hacerlo? Aun tengo mis dudas de si será bueno entrar en su vida de esta forma, cargo demasiadas cosas sobre mi espalda y con trabajo puedo soportarlas, no quiero que ella tenga una carga tan pesada como yo.

Me sirvió el desayuno y sonreí sentándome a la mesa agradeciéndole.

-Se ve delicioso…¿de dónde sacaste todo? No recuerdo tener nada de esto en casa…

Le mire atentamente, es una mujer demasiado ideal para mí, no la merezco… Recordé la escena del día anterior con la deuda…

-Ayer no quería preguntarte pero… ¿qué fue lo que te dijo ese tipo que te puso así? ¿Te lastimo? Dime que iré a matarlo si te hizo algo.

Nadie, absolutamente nadie le hará daño mientras yo viva, es mi deber protegerla después de todo lo que la he hecho sufrir…
Volver arriba Ir abajo
Kim Yoo Jin

avatar

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 21/11/2011
Edad : 30
Localización : Lado Oeste

MensajeTema: Re: Departamento - Sanando heridas (Priv. Kim Yoo Jin)   Vie Dic 02, 2011 9:33 pm

Escuche a mi amor hablarme, levante la mirada viéndole y negué.

- Nada amor… el no hizo nada….

No quería que me cargara, aun tenia recientes sus heridas, pero el no dejo que me negara, me cargo levándome hasta su departamento y encima de su cama. Aun sentía los dolores fuertes en mi cabeza, pero ya menos constantes que hace un rato.

El muy amable me llevo leche caliente, me la tome poco a poco viéndole y agradeciendo sus atenciones, me recostó en su almohada.

- Al medico? No… sabes que aun le temo a los médicos…. No quiero ir!

Le dije con un puchero y el solo sonrió, me quito mis zapatos y sus manos empezaron a masajearlos, sonreí por su gesto y pude cerrar un poco sus ojos sintiendo como me ponía una manta.

- Esta bien… gracias… te amo…

Conteste aun temerosa, los hospitales son el ultimo lugar al que yo quería ir, les temía mucho…

Me quede por un rato dormida, me acurruque mirando hacia la puerta, podía aun soñar y respirar el rico aroma de Heechul. Abrí un poco los ojos y vi que estaba parado junto a mi, le tome de la mano y se la jale, se pudo sentar a la orilla de la cama y puse mi cabeza sobre sus piernas, disfrutaba de sus caricias y besos, poco a poco se fue acostando y quedo a mi lado, dormimos juntos una entre al otro.

Ya había salido el sol, mi reloj biológico hizo que me despertara y vi dormido a Heechul, frente a mi, se veía hermoso con esos ojitos y nariz que tanto me gustaba, pase mi dedo índice por sus labios y seguido de un beso.

Me fui levantando con cuidado de la cama para no hacer ruido, me iba a poner los zapatos pero vi que había un par de pantuflas, me las puse y me fui directo a la cocina para prepararle su desayuno, abrí el refrigerador y no encontré nada, las lacenas y tampoco, fui con cuidado por mis zapatos poniéndomelos en la sala y tome unas llaves que suponía que eran de la casa, las probé y en efectivo eran de la casa.

Salí del lugar en busca de un mini súper y encontré uno a media cuadra, tome todo lo que quería y salí del lugar atascada de bolsas, regrese al departamento y puse las cosas en el refrigerador y lacena, no era mucho pero lo suficiente para unos días.

Empecé a preparar el desayuno, algo simple pero llenador, mientras lo hacia trataba de hacer lo menos posible de ruido, de vez en cuando iba a verlo por si aun sentía molestia.

De nuevo me pase a la cocina y ya estaba todo listo solo faltaba Heechul, cuando pensé en eso el entraba y rápido fui a abrazarlo y darle un beso tierno en la mejilla, sentia mucha alegría al escuchar esa palabra "amor"

- Buenos días amor…

Sonreí alegre y tome su mano para que se sentara.
Spoiler:
 

- Ummm… no preguntes y solo come…

Me acerque a besar sus labios y sonriendo me senté a su lado empezando a partir el hotcake para dárselo en la boca.

- Nada amor… Al contrario, quería ayudarme pero no se lo permití...

Le mire y le di el pedazo en la boca.

- Me dijo que me alejara de ti… pero aun así tu me lo pidieras jamás lo haría, quiero estar contigo, sea la situación que sea Heechul, hay cosas que la gente y ni yo me explico, pero… yo.. te amo mucho… no sabes cuanto, todo este tiempo que he estado aquí, en esta cuidad… ha sido fea…

Suspiro y le miro, agarro su mano y entrelazo sus dedos con los míos.

- El día que te vi en el bar… ese día… te lo juro que fue el mejor día de mi vida, perdón… perdón por ser tan indiferente contigo, perdón por haberte dicho tantas cosas feas y cuando Lady me dijo lo que habías hecho me di cuenta… que todo lo que he sentido por ti… es lo mas hermoso que tengo en mi vida.

Suspire sintiéndome un poco avergonzada.

- nunca me separes de tu vida, no me importa nada, ni nadie… quiero ser tu apoyo cuando tengas problemas, quiero que tus problemas se vuelvan míos.

Bese sus manos y me acerco a sus labios para besarlos lentamente y sonreír mientras le acaricio su mejilla.

- Te amo…

Seguía besándole con mucha pasión, pude sentir como mi cuerpo seguía sus instinto, me levante de la silla y me senté en sus piernas mirándole de frente pero sin dejarle de besar, suspire un par de veces y mordí su labio, me separe sonriendo y sonrojada.

- Por lo de la casa.. yo te ayudare mi amor… la vamos a recuperar, ya veras.

Puse sus brazos alrededor de su cuello juntándome mas a su cuerpo, mire sus ojos y le bese el rostro.

- Te amo Heechul… te amo mucho de verdad.

_________________


Sé que no puedo volar, pero hay alguien que me hace sentir que lo puedo hacer, y esa persona eres tú. Kim HeeChul
Volver arriba Ir abajo
HeeChul
Mortales
Mortales
avatar

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 18/11/2011

MensajeTema: Re: Departamento - Sanando heridas (Priv. Kim Yoo Jin)   Lun Dic 05, 2011 2:15 pm

Ser alimentado por ella traía a mi mente recuerdos de aquellos días en los que éramos felices, de aquellos días en los que no podía dejar de sonreír por tenerla cerca…
Recordé también esos días cuando empecé a cambiar de humor por mi fracaso, que no quería ni probar bocado, incluso esa vez en la que durante el descanso en la universidad lancé por los aires el almuerzo que me había preparado por nuestro aniversario, era un energúmeno en esos días, no toleraba nada y solo quería beber y dejarme morir…

“¿Por qué aun quieres estar conmigo si te he hecho tanto daño?”

Esa pregunta cruza por mi mente cuando la veo frente a mí, acercándose a besarme, diciéndome palabras de amor que me hacían tener calidez y frio en mi corazón al mismo tiempo, debido a que la amo con todo mi ser pero soy un dechado de problemas, le miro unir su cuerpo al mío, sentada sobre mis piernas, haciéndome suspirar recordando las veces que la tuve así y nos uníamos en uno solo, las veces que despertaba y desayunaba a su lado como ahora, cuando sus besos era lo primero que mi boca saboreaba en las mañanas, cuando aun merecía ser el hombre de su vida, cuando tenía ese derecho… No como hoy, que todas esas cosas no las merezco, que me trate así y me ame de esta manera como si nada de esas terribles cosas hubieran pasado, como si me tratara de un príncipe que merece estas atenciones cuando no lo soy…

-Yoo Jin… yo tengo aun mucho sobre mis espaldas… tengo cosas que me avergüenzan al darme cuenta de la patética persona en la que me he convertido, mi trabajo es esporádico, apenas y lo atiendo la mayoría de las veces, me hundo en el alcohol cada que puedo… tu lo viste ayer, estoy lleno de deudas por lo mismo… no estoy perdiendo la casa por una injusticia, si no al contrario, es un milagro que aun la tenga, tomando en cuenta el mucho tiempo que se me ha dado y he hecho caso omiso gastándome el dinero que cae en mis manos en el vicio… Si él te dijo que te alejaras de mi no fueron palabras vanas, esta gente me ha visto en escenas muy bochornosas y desafortunadamente, al morir el señor Shim, un hombre que admiré desde que lo conocí, desde que murió estos mismos están queriendo aprovechar la situación para enriquecerse…

Agache la mirada apenado por todo lo desastrosa que resultaba mi situación, no me sentía un hombre en ese momento, solo quería que existiera una forma de suprimir todo lo que en mi vida había provocado que terminara así, regrese de nuevo al que hubiera pasado si en lugar de ser rechazado ahora estuviera en la milicia, sería un hombre de honor digno de mirarla a los ojos y decirle que la ama, de pedirle que me ame, de sentirse merecedor de su amor.

-Yoo Jin, temo hacerte más daño del que te he hecho, temo ser un mal que te haga desgastarte y llorar por mis acciones.

Le mire ligeramente y vi su sonrisa y como negaba a lo que decía, volvió a besarme y no pude evitar corresponderle el beso, sus labios son algo que nunca podré rechazar, que no quiero rechazar, si no al contrario, quiero poseer a cada momento.
Mis manos rodean su cintura con ternura, llegando a acariciarla como a una delicada flor que podría deshojarse al tocarla, subo mis manos a su espalda presionándola a no separarse y continuar besándonos, mi pasión por ella está intacta, la necesito, la quiero a mi lado, la necesito a mi lado…

-Amor…

Sale esa palabra de mis labios cada cierto tiempo mientras nos besamos, cierro mis ojos para disfrutar de los besos, besos duraderos y apasionados, besos que cortan mi respiración y me aceleran los latidos del corazón a tope…

Cuando terminamos nos separamos solo un poco y abro los ojos encontrándome con los de ella, en mi rostro hay una sonrisa, tímida y radiante al igual que en el rostro de ella, ¿cuánto tiempo deseamos estar así? Cuánto necesite de ella todos estos años, 5 largos años, un infierno en vida que tuve que vivir por mi estupidez… ahora he sido redimido y mi cielo está justo frente a mí.

-Te…te amo…

Sonrío de nuevo y acaricio su rostro, como tanto desee hacerlo, como tantas veces soñé hacerlo, le di un tierno y pequeño beso en los labios y suspire sabiendo que al fin no estaba soñando, que la tenia conmigo…

-Yoo Jin…amor… tu cabecita… ¿aun te duele?

La preocupación del dolor que la había hecho no poder sostenerse en pie me inundo, sabía que algo ocurría, no sabía qué pero no era normal que le sucediera eso de pronto.

-Vamos, desayuna un poco y luego iremos al médico, quiero saber que te paso ayer.

Sin bajarla de mis piernas estiro mis manos para tomar un poco de hotcake con el tenedor y alimentarla correspondiendo sus atenciones, comemos entre besos y sonrisas, una vez terminamos de comer me levanto con ella para prepararme a llevarla al hospital, aunque ella se niega.

-Estaré a tu lado todo el tiempo, no me iré lo prometo, pero necesito saber que estarás bien, no podre soportar vivir un segundo más sin temer en si algo malo podría pasarte, así que debemos ir.

Me di un baño y me alisté para irnos… Ella seguía sin querer ir, le teme a los hospitales, a los médicos, incluso cuando se sentía mal por fiebre una vez, fue a la universidad solo por no ser llevada al médico, casi muero ese día cuando fui a verla y al abrazarla la sentí hirviendo en fiebre y prácticamente se desmayó entre mis brazos.

Esos recuerdos calaban en mi por lo que fui a abrazarla y le hable al oído tratando de calmarla.

-Todo estará bien, ahora estamos juntos…

Tome su mano y besándosela la levante y salimos de la casa, cerré la puerta sin poder evitar observar la casa que estaba a punto de perder, la casa que una vez obtuve con tanta facilidad porque aun no había caído en el vicio, la que iba a ser nuestro hogar…pero que ella nunca supo que existía, porque quería darle una sorpresa pidiéndole que se casara conmigo aquí, en este jardín que ahora cruzamos camino a la acera para subir al auto.

No quiero perderla, quiero que sea para ella, para el amor de mi vida… Kim Yoo Jin.
Volver arriba Ir abajo
Kim Yoo Jin

avatar

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 21/11/2011
Edad : 30
Localización : Lado Oeste

MensajeTema: Re: Departamento - Sanando heridas (Priv. Kim Yoo Jin)   Mar Dic 06, 2011 12:37 pm

Suspire mirándole, no apartaba la mirada de sus ojos, no me gustaba que el dijera cosas así… me destrozaba el corazón.

- No digas mas, solo quiero estar contigo, la adicción que tienes por el alcohol la podemos solucionar, te daré besos en vez de alcohol, tus deudas podemos solucionarlas, tengo guardado dinero en el banco de todas las presentaciones que he hecho… y me vale lo que digan… me vale todo!... aun así si tienen razón, yo quiero estar a tu lado, te perdí una vez.. no quiero volver a perderte…

El agacho su mirada, yo lo veía con tristeza, no soportaba que se sintiera menos ante mi, cuando para mi es todo… el sigue hablando y yo para demostrarle que se equivoca de todo sonrió y niego, acaricie su mejilla.

- Me he hecho daño durante 5 años… estando lejos de ti… no me harás daño mi amor.

Mis labios se unieron a los suyos, su sabor, su textura de sus labios, me perdía en ellos cada vez que ocurría este acto de amor, mis manos acariciaban su cuello pasándolas delicadamente hasta su nuca.

Sonreí a cada “Amor” correspondiendo a todos los besos, pegándome mas a su cuerpo y respirando con dificultad, lo amaba como a nadie amaría, lo deseaba. El había sido mi primero novio, con el había experimentado mi primera vez y hasta ahora solo ha sido el único en mi vida.

Terminamos de besarnos, sonreí y acaricie con mi pulgar sus labios, mi sonrisa no se despegaba de mi, estaba tan feliz de estar con el, de volver a sentirlo junto a mi. Sus palabras “te amo” hizo que mi corazón latiera con mas fuerza, mis labios aun dibujaban esa sonrisa , sentir su suave mano con mi mejilla hizo que me mordiera el labio para evitar llorar, no de tristeza, si no de dichosa alegría que me estaba proporcionando en ese momento.

- No.. ya no duele mi amor… gracias por cuidarme… … eh?... no… pero ya estoy mejor, ya sabes a de ser el estrés del trabajo, no he parado de bailar todo este tiempo.

Nos alimentamos, sin apartar las miradas y sin dejar de darnos besos. Yo no quería ir al hospital me negaba rotundamente.

- Pero… es que no es eso… bueno si, no te despegues de mi lado, solo por que me lo pides tu voy a ir… aun que … hay amor…

El insistió en ir, mientras se bañaba fui a tender su cama y lavar trastes, recorrí su casa y arreglaba una que otra casa, encontré un par de botellas vacías y una con un poco de alcohol, fui a tirarlas y a vaciar el mínimo contenido de ellas, regrese y me senté en el sillón, daba una vista hermosa de la ciudad.

Mis recuerdos llegaron, habíamos planeado una vida juntos, le había dicho que cuando nos casáramos quería un departamento chico y en la sala tuviera una vista hermosa, me vino a la mente que podría ser esa casa, pero negué rápidamente…

Le vi salir ya arreglado y perfumado, me levante del sillon mirándole y mi sonrisa se quito cuando pensé en el hospital, se acerco a mi y me abrazo susurrándome en el oído.

- Lo se Heechul… te amo… estaré bien…

Salimos del departamento tomados de la mano, un rastro de tristeza en su rostro se formo y yo apreté su mano, trataba de decirle que todo iba a salir bien ahora que estábamos juntos.

Entramos al coche y nos dirigimos hacia el hospital, una de las pesadillas de mi vida.

Hospital

_________________


Sé que no puedo volar, pero hay alguien que me hace sentir que lo puedo hacer, y esa persona eres tú. Kim HeeChul
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Departamento - Sanando heridas (Priv. Kim Yoo Jin)   

Volver arriba Ir abajo
 
Departamento - Sanando heridas (Priv. Kim Yoo Jin)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Sanando las heridas.
» Las Heridas Sanaran Para Poder Los Sueños Alcanzar
» Curando heridas {Libre}
» Departamento H
» Departamento de Registro Civil

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Asian Gods :: Centro :: Viviendas :: The Inspector-
Cambiar a: